En los valles del interior de la región de Provenza en Francia, es común encontrar poblaciones de carácter troglodita, es decir, excavadas en la roca. Esto es debido a las características geológicas de este terreno, que permiten que sea fácilmente excavable. En esta región se encuentran grandes acumulaciones de toba y travertinos localizados en zonas kársticas. De acuerdos con los numerosos estudios realizados, los travertinos más antiguos suelen formar terrazas o superficies planas, las tobas, por su parte se encuentran labradas, normalmente por afloramientos de agua, lo cual les da un aspecto ondulante.
via wikimedia commons
La formación de estas rocas se produce por sedimentación y por factores que interaccionan entre sí como la mineralización de los carbonatos disueltos en las aguas kársticas, el régimen hidrológico, el ecosistema regional y el biotipo. Además de estos factores de formación natural, conviene añadir la contaminación y la disminución del contraste estacional, que han ido, con el paso de los años, influyendo en la erosión de las rocas.
Con ese escenario natural, las posibilidades de excavar y conseguir así un refugio habitable con propiedades similares a las del camuflaje, resultaba una situación muy atractiva para las comunidades humanas que comenzarían a asentarse en ellas. Más adelante y con el desarrollo de la tecnología y las herramientas estas formas de habitar la roca se harán más complejas, pero la variable de protección y control permanecerá intacta. A continuación s enumeran algunas de estas poblaciones.
por Andrew Batram
por melissa.delzio

Please follow and like us:
1255