Edificios sostenibles, construidos con materiales naturales, autoabastecidos con energías renovables y cuyo consumo energético es mínimo. Así son, a grandes rasgos, las casas ecológicas o bioclimáticas.
Casas ecológicas y bioclimáticas
¿Y cómo son las viviendas verdes? Os contamos algunas de sus características:

▪  Climatización, aislamiento y aprovechamiento de la luz solar
El edificio debe tener en cuenta el clima en el que se encuentra y aprovechar al máximo la luz solar y el calor diurno con una correcta orientación y distribución. Una de las fórmulas para aprovechar al máximo la luz solar es abrir grandes acristalamientos en las paredes y orientar las ventanas de forma que en invierno capten todo el calor posible. Con el uso de contraventanas de madera y toldos de lino, el calor puede reducirse en verano. Los sistemas de ventilación subterráneos o el uso de cubiertas verdes en las fachadas son otras alternativas para mantener el clima fresco en casa y reducir así el consumo energético.
▪  Consumo de energías renovables
Las energías limpias juegan un papel fundamental en toda casa ecológica. La instalación de placas solares fotovoltaicas, pequeños aerogeneradores o turbinas (en zonas con saltos de agua) son imprescindibles para suministrar a la vivienda electricidad o para otras tareas como, por ejemplo, calentar el agua.
▪  Uso eficiente del agua
Con el fin de no despilfarrar ni una sola gota de agua, la vivienda debe estar dotada de dispositivos de ahorro, además de sistemas de recogida de agua de lluvia para el riego u otros usos.
▪  Empleo de materiales ecológicos
Una de las máximas de la bioconstrucción es la utilización de productos no contaminantes, biodegradables y reciclables en su construcción. La piedra, el corcho, el cáñamo, el barro cocido, la madera o la cerámica son algunos ejemplos. Lo importante es minimizar el empleo de hormigón y de PVC, además de sustituir las pinturas tóxicas por otras ecológicas y transpirables.
¿Cuesta más una casa bioclimática?
Según los expertos, una casa bioclimática cuesta entre un 5 y un 10 % más que una vivienda habitual, debido principalmente a la mayor calidad térmica y sanitaria de los materiales y a un mayor aislamiento. A pesar del sobrecoste inicial, este tipo de vivienda verde se amortiza rápidamente, ya que permite ahorros de hasta un 80% en calefacción, iluminación y refrigeración.
Ejemplos de viviendas bioclimáticas.
Uno de los diseños bioclimáticos más conocidos y espectaculares a nivel internacional es Leaf House, en Río de Janeiro (Brasil). Diseñado con un tejado en forma de hoja de banana para recoger el agua de lluvia y reutilizarlo, esta “Casa Hoja” está formada por cinco módulos interconectados y abiertos al exterior para favorecer la ventilación pasiva y la circulación natural del aire. Para su construcción, se han utilizado materiales respetuosos con el medio ambiente.
En España encontramos algunos ejemplos de edificios verdes como el Hotel Chancillería, en Jerez de la Frontera. En este alojamiento las ventanas están ubicadas para crear corrientes de aire cruzados y aprovechar el calor del sol en invierno. Para su construcción se han utilizado ladrillos de termoarcilla para aislar y corcho natural en lugar de tela asfáltica por su mayor capacidad térmica y por ser menos contaminante. Las pinturas que ha empleado el hotel para el interior son de silicato y no contienen elementos químicos. En este alojamiento, el 60% de la energía utilizada para calentar el agua proviene de placas solares y las aguas grises se reciclan.
Otro ejemplo de diseño bioclimático es la construcción residencial Hemiciclo Solar, en Móstoles (Madrid). Se trata de un grupo de viviendas de protección oficial con una integración de sistemas bioclimáticos activos y pasivos. En su fachada sur incorpora invernaderos, además de una cubierta ajardinada con aljibe para la reutilización de aguas pluviales. Los patios interiores y las celosías ayudan al paso de la luz solar; y en cuanto al suministro energético, este bloque de viviendas está dotado de energía solar térmica y fotovoltaica, así como de una caldera de condensación centralizada.
FuentesTwenergy / imagen vía Inhabitat
Please follow and like us:
1255