dibujo de 1893Arquitecto. Dibujo de autor desconocido, 1893.
En la historia de la arquitectura española merece un lugar especial el periodo de paz que comienza con el final de la última guerra carlista (1876). En el último cuarto del s. XIX se produce un crecimiento de la natalidad y, a la vez económico, que provoca una importante migración de población desde el campo a las grandes capitales, conjunto de factores que tendrán un importante impacto en el urbanismo. Las ciudades crecen, se derriban murallas medievales y cascos viejos, y se construyen nuevos barrios planificados, denominados “ensanches”.
arquitectura inspirada en la historia y con nuevos materialesSe produce un creciente empleo de materias primas -hierro, hormigón armado, vidrio…- que permitírán cubrir amplios espacios sin otros apoyos constructivos y que, gracias al desarrollo industrial, son ahora mucho más accesibles.
Los movimientos arquitectónicos que se están desarrollando fuera de España van a influir en el desarrollo de las distintas tendencias estéticas de los arquitectos españoles. 
Colegio de las Teresianas, Barcelona. Antonio Gaudí.
En primer lugar, se realiza un estudio analítico de la arquitectura del pasado, tanto para las reconstrucciones como para obra nueva, compatible con el empleo de los nuevos materiales.
Esta tendencia es liderada por el arquitecto francés Viollet-le-Duc (1814 – 1879) que propugna un entendimiento del espíritu de la obra, para intervenir en su restauración, empleando materiales modernos como el hierro.
El estudio e influencia de la historia es especialmente importante en la arquitectura de Cataluña, con su máximo exponente en Antoni Gaudí. Los arquitectos catalanes construyen edificios de estilo neo-mudéjar, de tradición española, y neo-gótico, considerado el “arte nacional” de Cataluña, en los que emplean con profusión la cerámica y el vidrio.
En Andalucía, la inspiración en el pasado histórico se percibe en Aníbal González (1876 – 1929) que realizó obras neo-mudéjares y neo-góticas. Uno de sus discípulos fue Juan Talavera (1880 – 1960) que desarrolló el llamado “estilo sevillano”, realizando obras neo-barrocas, de un regionalismo andaluz.
 Museo_Arqueologico_de_Sevilla  de Anibal GonzalezPabellón de las Bellas Artes, Exposición Iberoamericana de Sevilla, 1929. Arquitecto: Aníbal González. Actualmente, Museo Arqueologico de Sevilla.Edificiotelefonica Ediifício de la Telefónica de Sevilla. Proyecto de Juan Talavera.Villa_Enrique_y_Villa_Pilar de TalaveraVilla Enrique y Villa Pilar, Sevilla, 1922-23. Arquitecto: Juan Talavera.
En la costa cantábrica, el historicismo regionalista encontró intérpretes en los arquitectos cántabros Leonardo Rucabado (1875 – 1918) y Javier González de Riancho (1881 – 1953), así como en el bilbaíno Manuel Smith (1879 – 1956).
En este grupo de arquitectos también influyó la estética inglesa, especialmente en el diseño de las mansiones.
 Palacio de los Marqueses de Albaicin de RucabadoPalacio de los Marqueses de Albaicín, orígen barroco s. XVIII; ampliado estilo eclecticista 2ª mitad XIX y proyecto de reforma en 1916 de Leonardo Rucabado, estilo montañés. Palacio de la Magdalena rianchoPalacio de la Magdalena, Santander, 1909-11. Proyecto de González de Riancho y Bringas Vega. Fue residencia de verano del rey Alfonso XIII. Interior edificio Manuel SmithInterior del Palacio de Artaza, actualmente propiedad de la Diputación de Vizcaya, 1918. Arquitecto: Manuel Smith Ybarra.
La arquitectura modernista, con una estética promovida desde Bélgica por Van de Velde (1863 – 1957), se caracteriza por el uso de las formas onduladas y la riqueza ornamental de las fachadas.
1domenech garciamartinLluís Domènech i Montaner. Foto: García Martín.1audouard puig cadafalchPuig i CadafalchEstas ideas tuvieron especial impacto en Cataluña, especialmente en Barcelona, donde Doménech i Montaner (1850 – 1923) y su discípulo Puig i Cadafalch (1867 – 1956) las impulsaron desde sus cátedras.
El modernismo catalán se caracterizó por el uso intensivo de cerámica y vidrio, especialmente en la personalísima interpretación que hizo Gaudí al idear la técnica del trencadis (mosaicos formados con restos de cerámicas policromadas). El estilo modernista catalán fue trasladado a Melilla por Enrique Nieto (1883 – 1954), un colaborador de Gaudí que construyó numerosos edificios emblemáticos en esa línea en la ciudad norteafricana, convirtiéndola en un ejemplo de arquitectura modernista.
Finalmente, una tercera fuente de influencia fueron las Exposiciones Universales, especialmente las de París de 1889,  con su Torre Eiffel de hierro, como gran novedad y la de Chicago de 1893, que promovió el movimiento de la City beautiful (ciudad bella). Estos grandes eventos divulgaron las nuevas propuestas estéticas, técnicas y materiales por todo el mundo, gracias a las nuevas técnicas fotográficas. Así la divulgación de fotografías sobre los edificios facilitó el estudio de la arquitectura de países lejanos. 
Instituto Oftalmologico Calle Zurbano UriosteInstituto Oftalmológico, calle Zurbano, Madrid, 1897. José UriosteMuseo Lazaro galdiano UriosteMuseo Lázaro Galdiano, Madrid. Poyecto de José Urioste reformado por Joaquín Kramer y Francisco Borrás.
La exposición más influyente fue la de París de 1900, visitada por más de cincuenta millones de personas, y a la que España acudió con un pabellón proyectado por José Urioste (1850 – 1909) con una estética de inspiración histórica que después sería llamada “estilo Monterrey”.
En España, también se celebró una Exposición Universal en Barcelona, en 1888, un escaparate para el emergente estilo modernista. Entre los edificios que se construyeron, hoy permanecen el Arco del Triunfo, el Castillo de los Tres Dragones y el actual Museo de Zoología.
En España, también se celebró una Exposición Universal en Barcelona, en 1888, un escaparate para el emergente estilo modernista. Entre los edificios que se construyeron, hoy permanecen el Arco del Triunfo, el Castillo de los Tres Dragones y el actual Museo de Zoología.
La exposición más influyente fue la de París de 1900, visitada por más de cincuenta millones de personas, y a la que España acudió con un pabellón proyectado por José Urioste (1850 – 1909) con una estética de inspiración histórica que después sería llamada “estilo Monterrey”.
En España, también se celebró una Exposición Universal en Barcelona, en 1888, un escaparate para el emergente estilo modernista. Entre los edificios que se construyeron, hoy permanecen el Arco del Triunfo, el Castillo de los Tres Dragones y el actual Museo de Zoología.
La exposición más influyente fue la de París de 1900, visitada por más de cincuenta millones de personas, y a la que España acudió con un pabellón proyectado por José Urioste (1850 – 1909) con una estética de inspiración histórica que después sería llamada “estilo Monterrey”.
En España, también se celebró una Exposición Universal en Barcelona, en 1888, un escaparate para el emergente estilo modernista. Entre los edificios que se construyeron, hoy permanecen el Arco del Triunfo, el Castillo de los Tres Dragones y el actual Museo de Zoología.
quatre-columnes-catalanes-montjuic-puig-i-cadafalchCuatro Columnas, Montjuïc, Barcelona, 1909. Puig i Cadafalch.
En 1929, se celebraría en Barcelona una segunda Exposición Internacional, en la que destacó el arquitecto antes mencionado Puig i Cadafalch.
En esta ocasión el estilo modernista fue sustituido por el novecentismo, un estilo clásico, monumentalista y con elementos vanguardistas, que se puso especialmente de relieve en el Pabellón de Alemania, construido por Ludwig Mies Van der Rohe (1886 – 1969).
Entre los edificios que se conservan de aquel evento están el Palacio Nacional, la Fuente Mágica, el Teatro Grec, el Pueblo Español y el Estadio Olímpico
Ese mismo año de 1929 se realizó la Exposición Iberoamericana de Sevilla, cuyo arquitecto director fue el antes mencionado Anibal González, que modificó considerablemente el aspecto de la ciudad.
Museo de artes y costumbres populares de Sevilla AnibalPabellón Mudéjar, Exposición iberaméricana en Sevilla, 1929. Actualmente Museo de Artes y Costumbres Populares, Sevilla. Anibal González
A lo largo de los veinte años que tardó en gestarse, Sevilla se dotó de numerosos edificios de estilo neo-mudéjar y neo-barroco. Entre los más destacados que permanecen hoy en día señalamos el Hotel Alfonso XIII, el actual edificio del CSIC y la Comandancia de Marina.
Casa de la Abejas 1919 ZuazoFachada trasera, Casa de las Abejas, Madrid, 1919. Secundino ZuazoNuevos Ministerios Zuazo 1932Nuevos Ministerios, Madrid, 1933-42. Proyecto de Zuazo.
En la década de los años veinte el historicismo en la arquitectura fue siendo desplazado por propuestas de tipo racionalista, que tuvieron un significativo representante en Secundino Zuazo (1887 – 1971). 
Zuazo construyó en Madrid importantes obras, entre las que se encuentran el Palacio de la Música (1926), laPlaza de la Independencia (1931), el bloque de viviendas de la Casa de las Flores (1932) y los Nuevos Ministerios(1936), edificios que supusieron una importante evolución para esta etapa de la historia de la arquitectura en España.
                                     
Please follow and like us:
1255